main-cover

Un Hardware Inteligente Necesita Un Software Más Inteligente

Se proyecta que las compañías de servicios eléctricos instalen más de mil millones de medidores inteligentes para 2024. Y eso es solo la punta del iceberg. Impulsados ​​por iniciativas de energía inteligente, los servicios están transformando la forma en que se administra la energía. Este nuevo enfoque está creando una avalancha de nuevo hardware inteligente, integraciones de IoT y datos que las organizaciones pueden aprovechar para construir una red más inteligente. Pero para usar estos datos, las empresas de servicios necesitan más que un hardware inteligente: necesitan un software más inteligente.

La implementación de IoT condujo a una reducción del 35% en el tiempo de inactividad y 25% en los costos de mantenimiento de activos. (Departamento de Energía de EE. UU.)

Según el Departamento de Energía de EE. UU., el 70 por ciento de las líneas de transmisión de electricidad tienen más de 25 años y la planta de energía promedio tiene más de 30 años. Mantener esta infraestructura crítica es una tarea titánica y cada vez más costosa conforme pasa el tiempo. A medida que las empresas de servicios comienzan a considerar el reemplazo de infraestructura obsoleta, existe la oportunidad de aprovechar la red eléctrica del mañana.

Preparándose para los servicios del futuro.

El reemplazo de infraestructura presenta un gran desafío, pero también una oportunidad para innovar. Las iniciativas de ciudades inteligentes, el Internet de las cosas (IoT) y el impulso de la automatización están generando demanda de redes más inteligentes. Esto ha ayudado a impulsar el hardware inteligente como centro de los programas de reemplazo de infraestructura.

El mayor esfuerzo de reemplazo de infraestructura hoy en día es el despliegue de medidores inteligentes o infraestructura de medición avanzada (AMI). La implementación de AMI puede ayudar a las empresas de servicios a comprender dónde y cómo se usa la energía, proporcionando claridad sobre dónde construir, qué reparar y cómo priorizar ese trabajo.

El gasto global acumulado en infraestructura de medición avanzada (AMI) casi se duplicará durante el mismo período, pasando de $ 73 mil millones de dólares en 2017 a $ 145.8 mil millones de dólares en 2024 (Wood Mackenzie)

Aprovechar esta oportunidad puede cambiar el juego para las empresas de servicios. Se prevé que la implementación de AMI se duplique para 2024, aunque las capacidades de procesamiento de datos están rezagadas. Muchos servicios están frenados por los sistemas ERP legados que no están bien equipados para manejar el volumen de datos de los medidores inteligentes.

Construyendo la Red del Siglo XXI

Sin la infraestructura digital para soportar la infraestructura física inteligente, las compañías de servicios están desaprovechando los beneficios de los equipos inteligentes, dejando datos, conocimiento y aumento de la eficiencia sobre la mesa. Aprovechar al máximo el hardware conectado es el pilar fundamental de un servicio de campo más inteligente y centralizado para cumplir con la promesa de una red inteligente.

Con una infraestructura digital más inteligente, los líderes de servicios de energía pueden aprovechar los flujos de datos para optimizar sus operaciones. Al comprender cómo y dónde la energía es utilizada, los recursos pueden ser asignados a donde sea más importante. Los datos en tiempo real pueden ayudar a los coordinadores a tomar decisiones más inteligentes al momento de reaccionar ante los cortes de luz. El Machine Learning puede ayudar a los equipos de trabajo a comprender el motivo de las fallas y predecir dónde ocurrirá la próxima. Las cuadrillas pueden ser enviadas antes de que los cortes de luz ocurran y los ejecutivos pueden priorizar la modernización de las líneas de electricidad basados en actualización de datos en tiempo real y tendencias históricas.

Invertir en tecnología de programación más inteligente mejorará la eficiencia del envío en un 60% y la “programación inteligente del día” aumentará la productividad en un 30% (Aberdeen)

Empoderados con datos más inteligentes, programación automatizada y respuestas en tiempo real, los líderes de la red eléctrica están reescribiendo el servicio de campo. El reemplazo de infraestructura obsoleta presenta una oportunidad única en esta etapa para la adopción de tecnología verdaderamente transformadora, sin embargo se requiere una tecnología digital igual de inteligente para que la red del mañana sea posible. El hardware inteligente no es nada sin un software inteligente.